Philips 5000 LatteGo

La cafetera automática Philips 5000 LatteGo con molinillo de cerámica viene con un nuevo tipo de sistema de leche llamado simplemente LatteGo. Al replantear el diseño de la jarra de leche, el fabricante holandés pretende facilitar su uso pero también promete una limpieza de tan solo 15 segundos.

Philips Serie 5000 EP5335/10 Cafetera Súper, 6 Bebidas de Café, Jarra de Leche Latte Go Muy Facil de Limpiar, Limpieza Automatica, Molinillo Ceramico, Acero Inoxidable

Lo mejor

  • Fácil de usar y de mantener
  • Eficiente sistema LatteGo
  • Molinillo de cerámica
  • Acceso a la cámara de extracción para una limpieza a fondo
  • El depósito de agua está equipado con un pequeño filtro de agua

Lo peor

  • Acabados sensibles a las salpicaduras
  • Catálogo de recetas limitado

Características técnicas de la cafetera automatica Philips 5000 LatteGo

Tipo de caféGranos y Molido
Selector para 1 taza
Selector para 2 tazas
Depósito de agua1,80 l
Autoapagado off
Calentamiento terminado
Deposito de agua extraible
Bandeja goteo
Ruido56 db
LimpiezaAutomática
Cantidad de café y lecheAjustable
Peso7 kg
Alto33 cm
Ancho21,50 cm
Profundo42,90 cm

Diseño y materiales

La cafetera automática Philips Serie 5000 es una hermosa bestia. No es muy ancha pero si, más profunda, y necesariamente tendrás que disponer de bastante espacio para colocarla. Una vez instalada, la cafetera es todo un sueño para cualquier amante del café.

La combinación de plástico y acero inoxidable quedan muy bien en la cafetera Philips 5000 LatteGo, ademas, los materiales no son especialmente sensibles a las huellas dactilares, sino más bien a las salpicaduras. Nuestro consejo es de tener siempre a mano un paño húmedo para mantener la cafetera intacta.

Las cafeteras automáticas de la serie 5000 de Philips están disponibles en dos versiones. Por un lado, están las que tienen una jarra de leche integrada y, por otro, las que tienen el sistema LatteGo de Philips presentado en la última IFA.

Con un precio que rodea los 600 euros, la Philips 5000 LatteGo parece satisfacer a sus usuarios con acabados de primera calidad, un molinillo de cerámica, un catálogo de seis recetas de cafés y todo ello en una cafetera que promete ser fácil de usar y de mantener.

La boquilla dispensadora lleva con orgullo el nombre de su fabricante, que tiende a desaparecer cuando el vapor generado por la preparación del café sale por la boquilla. Por supuesto, la boquilla es ajustable para acomodar incluso las tazas más grandes. Pero como no baja lo suficiente, disponemos de un pequeño reposa vasos (extraíble) para las tazas de café expreso.

Aunque la Serie 5000 de Philips puede sorprender por su abundancia de funciones, éstos son en realidad muy fáciles de asimilar, ya que los nombres de las bebidas están escritos con todas las letras, y no están representadas por iconos que a veces son difíciles de identificar.

Uso y comodidad de manejo

La cafetera automática Philips 5000 LatteGo tiene un panel de control central y 6 botones físicos colocados alrededor de la pantalla. El panel de control ofrece acceso directo a cuatro bebidas: espresso, café, capuchino o latte macchiato, además de las otras dos recetas adicionales que ofrece la cafetera (café con leche, americano) y dos funciones adicionales (agua caliente y espuma de leche) accesibles a través del botón de ajustes.

Las otras dos teclas físicas se utilizan para ajustar la intensidad del aroma del café (en 5 niveles) y para introducir otros parámetros de la cafetera.

Cuando el usuario está en el menú, las teclas para hacer un espresso, un capuchino, el control del aroma y la tecla de menú se convierten en teclas de selección (para desplazarse por el menú, para seleccionar un ajuste o para volver atrás). Ahora es el usuario quien debe jugar con las teclas para afinar los ajustes; nosotros lo encontramos todo muy práctico.

Para cada tipo de café, es posible ajustar la intensidad del aroma, la cantidad de agua en la taza o la temperatura (en 3 niveles).

Hemos querido registrar la temperatura para juzgar las diferencias en cada uno de los 3 niveles propuestos. Cuando el café sale por la boquilla, el café está a 91 °C en modo máximo, 82 °C en modo normal y 79 °C en modo mínimo.

Esto es más o menos lo que podemos esperar de una cafetera automática, ya que sabemos que la temperatura de extracción tienen un impacto directo en el sabor del café. Las temperaturas de extracción deben estar entre 86 °C y 96 °C para poder degustar después el café en la taza a 65 °C.

La pantalla básica situada en el centro de la cafetera permite observar el progreso de las preparación del café y obtener información sobre el estado de la cafetera: cuando falta agua en el depósito o granos de café en el contenedor, cuando hay que vaciar el colector de pozo, la pantalla se ilumina en rojo con un icono muy llamativo.

El depósito de agua está situado al lado izquierdo de la cafetera. Tiene una capacidad bastante grande, de 1,8 l, que no requiere que se rellene con demasiada regularidad. Es fácilmente accesible levantando el capó y agarrando el asa correspondiente.

La presencia del filtro de agua deleitará y tranquilizará a los más exigentes sobre la calidad del café. Sin embargo, su diseño alargado no es de los más fáciles de rellenar.

Sólo el depósito de granos de café tiene una capacidad convencional de 250 g. La ventaja de un molinillo de cerámica (en comparación con un molinillo de acero) es que no quema el molido y no altera el sabor del café. Sin embargo, la cerámica es más frágil y por tanto, menos duradera que el acero.

Por último, la molienda se puede ajustar en 5 niveles mediante un mando: cuanto más fino sea el polvo, más pronunciado será el sabor del café. Por el contrario, cuanto más grueso sea el polvo, más ligero será el café. El contenedor de granos dispone de un recipiente para café molido, lo que resulta muy práctico si quieres utilizar diferentes tipos de cafe o variar haciendo café descafeinado.

El ingenioso sistema LatteGo de Philips

Philips permite preparar cafés con leche introduciendo una jarra de leche llamada LatteGo que se acopla a la boquilla de vapor. Este sistema, que hemos analizado ha demostrado ser muy práctico de utilizar, además de sencillo de mantener.

Como el circuito de la leche es externo, lo que no ocurre con las jarras de leche integradas, esto permite una mejor limpieza del circuito; detalle mucho más tranquilizador para el usuario.

En este caso, la «jarra de leche» adopta la forma de un vaso graduado que se acopla a la boquilla de vapor en el lado izquierdo del aparato. En las paredes del vaso del LatteGo se puede ver el sistema de extracción muy estrecho; no más grueso que un palillo. De hecho, cuando se selecciona un tipo de café con leche, se puede ver que el vapor sube muy rápidamente en la boquilla y crea una corriente de aire que luego recoge la leche, la calienta (a unos 85°C, tal como la medimos) y la extrae.

La leche se hace espuma gracias a un sistema de «remolino» muy rápido. La velocidad generada por el sistema hace que las burbujas de aire sean supuestamente «más finas», lo que garantiza «una espuma más compacta y cremosa».

El sistema LatteGo es nada más y nada menos que una jarra de leche. La diferencia esta sobre todo en el mantenimiento de la jarra, facilitado en gran medida por el ingenio del sistema. La inteligente idea de dividir el sistema en dos partes «sin tubos ni recambios» facilita la limpieza del LatteGo.

Para concluir, el sistema LatteGo no es una revolución, sino una renovación de la jarra de leche integrada. Como el circuito de la leche es externo y visible para el usuario, permite ver más fácil el estado de la suciedad y una limpieza más regular.

Rapidez al preparar el café

La Philips Series 5000 Latte Go no es ni la cafetera automática mas lenta ni la cafetera automática mas rápida que hemos probado. Tarda 1 minuto y 10 segundos en hacer el primer espresso del día; tiempo para que caliente el agua, limpie sus boquillas, muela los granos de café y finalmente haga funcionar la cafetera.

Tarda 52 segundos en hacer un segundo espresso seguido.

Consumo de energía

Se puede establecer un tiempo después del cual la cafetera se apaga automáticamente cuando no se utiliza (seleccionable entre 15 min, 30 min, 1 h, 1,5 h). Por lo tanto, en modo de espera, la cafetera consume 2,1 W. Este consumo es ligeramente superior al de la mayoría de las cafeteras automaticas de nuestra comparación.

La Philips 5000 LatteGo necesita 0,074 kWh para encenderse y precalentarse, enjuagar las boquillas y preparar tres espressos y tres cafés largos. Esto genera unos 22 céntimos de euro en la factura de la luz cada mes.

Ruido

Relativamente silenciosa, esta cafetera emite 56 dB durante la extracción, lo que es ligeramente más alto en comparación con otras cafeteras automáticas, pero sin alejarse mucho de la media.

Sin embargo, el trabajo del molinillo emite «sólo» 62 dB, lo cual es bastante bajo en comparación con la Magnifica S.

Mantenimiento


Esta cafetera automática de Philips es muy fácil de mantener. Para empezar, la pantalla nos muestra exactamente lo que tenemos que hacer: descalcificar la cafetera, vaciar la bandeja de goteo, llenar el contenedor de granos de cafe o el depósito de agua.

El sistema de café también se limpia para eliminar los restos de café cada vez que se pone en marcha la cafetera.

Aquellos para los que «buen café» significa «higiene total» estarán encantados de saber que la Philips 5000 LatteGo permite acceder a la cámara de extracción para eliminar manualmente hasta las partículas de café más pequeñas.

Tal como nos promete Philips, el sistema LatteGo es muy fácil de limpiar. Además de poner en marcha un enjuague específico para este elemento, también se puede lavar en lavavajillas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies